Después de 29 años y 3 meses..

TRABAJANDO en Discapacidad, y de varios años como cuidadora de familiar (cáncer & Ictus), decidí formarme en coaching, en un principio con la intención de ampliar y reforzar mi formación Directiva, y resultó ser una herramienta de autoayuda personal que me hizo cambiar, salir del bache en el que me encontraba y pensé que si a mi me había ayudado, a otras personas también les podría ir bien, y elaboré un proyecto de Coaching Especializado en Servicios Sociales.

Ahora quiero compartirlo contigo

¿Cómo trabajaré contigo?

Estructura de Una Sesión de Coaching:

  • Las sesiones de coaching se guían por una serie de etapas.
  • Estas etapas a veces se presentan en órdenes diferentes y no se les presta siempre la misma atención debido a que cada persona es distinta y sus necesidades también lo son.
  • Guiándonos por un esquema general, a lo largo de las sesiones de coaching se identifican una serie de etapas comunes:

Análisis de la situación actual.

Asunto que se quiere tratar en la sesión: Encuentro entre el Coach y el Cliente (Coachee), comenzamos por establecer un marco de Confidencialidad, Confianza, Respeto, Aceptación entre ambos, para inmediatamente pasar a explorar el interés del cliente. El cliente relata los temas que le preocupan y / o sobre los que querría trabajar, qué cosa, problema, o meta quiere tratar. El Coach ajusta las expectativas que trae el Coachee y le explica las características del Proceso de Coaching. Se diseña el acuerdo de Coaching. El Coach transmite el conocimiento y compromiso del coaching e informa de su Ética y Deontología. El Profesional Coach dispone de flexibilidad para adaptarse a las circunstancias del cliente y el entorno.

Identificación de sus metas.

Especificación de los objetivos. Que es lo que se quiere conseguir, en concreto, en la conversación: El cliente identifica cuales son las metas que quiere lograr. Se concreta el objetivo del cliente y como lo va a conseguir, a través de preguntas. El objetivo será  claro, específico y medible mediante unos indicadores que muestren su avance y su logro, pues el cliente ha de saber cómo va a notar que está consiguiendo lo deseado. Se profundiza en lo que el objetivo propuesto significa para la persona.

El cliente determina qué le está sucediendo ahora respecto a lo que se está tratando, es decir, cuál es su situación actual:

El Coach ayuda al cliente a analizar la situación actual, para que así tome consciencia de información útil para el objetivo y para el cambio que desea. Identifica qué circunstancias se están dando en el entorno, que están dificultando alcanzar el objetivo deseado. Se trata de ver la realidad con la mayor objetividad posible, ya que el cliente la está viendo desde su subjetividad,. Desde la objetividad se comienzan a ver soluciones alternativas posibles.

Que piensa que puede hacer, que opciones ve posibles el cliente:

Co-explorar la situación desde diferentes puntos de vista, con ello el cliente comienza a darse cuenta que está en sus manos el comenzar a realizar cambios. Co-encontrar recursos y capacidades que el cliente ya tiene, aunque no sea consciente de ello para lograr el objetivo. Co-ayudar al cliente a pensar en sus recursos, para que así adquiera la capacidad necesaria y pueda conseguir sus objetivos. El Coach incentiva al cliente a que profundice en las diferentes opciones y alternativas que puedan servirle para lograr su meta. Co-identificar los recursos y las competencias que dispone el cliente para que pueda ponerse en acción.

Plan de Acción:

Qué va a hacer, la acción que va a tomar, en que se va a comprometer el cliente. El cliente se compromete con el objetivo final del proceso de coaching. Una vez expuestas las alternativas y habiendo escogido el cliente la que considere más adecuada, se diseña el plan de acción y se establecen las acciones y los compromisos necesarios para cumplirlos. El Coach se asegura que el cliente se ha quedado, de forma clara, con la conclusión a la que se ha llegado durante la sesión, para que pase fácilmente al plan de acción. El Coach invita al cliente a que anote en su agenda la acción que se ha comprometido a realizar. El Coach le pregunta al cliente como se siente con la sesión y si necesita alguna otra cosa sobre el tema tratado. El cliente tiene claro el objetivo que se ha establecido en la sesión, conoce los recursos con que cuenta, al tiempo que se ha comprometido con una acción concreta.

Búsqueda de las variables bloqueadoras:

En otra sesión de coaching, transcurrido algún tiempo, se analizan los resultados, y en caso que el cliente no haya logrado los objetivos deseados hasta la actualidad, se comprenderá cuales son las variables bloqueadoras que lo hayan podido impedir. A través de diálogo se buscan las creencias y los automatismos que determinan sus acciones y que son obstáculo para que alcance sus metas. Se verá de que otra forma se pueden realizar las acciones, con nuevas alternativas, para conseguir el resultado del objetivo propuesto.

Seguimiento y Evaluación:

Se realiza el seguimiento del plan de acción y se evalúan los resultados de las acciones que se están llevando a la practica.

¿En qué me basaré para trabajar contigo?

LOS TRES PILARES DEL COACHING

Principio OBSERVADOR:

No sabemos cómo son las cosas, solo sabemos cómo las observamos o las interpretamos. CONCIENCIA.

Principio ACCIÓN Y SER:

No solo actuamos de acuerdo a cómo somos, también somos de acuerdo a cómo actuamos. AUTOCREENCIA.

Principio EL INDIVIDUO Y EL SISTEMA SOCIAL:

Los individuos actuamos de acuerdo a los sistemas sociales a los que pertenecemos, y a través de nuestras acciones, aunque condicionadas por esos sistemas, podemos cambiar tales sistemas sociales. RESPONSABILIDAD.

HE TRABAJADO, ESTUDIADO, COOPERADO, COLABORADO…

Soy Miembro de la Asociación Profesional de:

Pertenezco a la Asociación de:

Contactar