Preguntas frecuentes

Coaching especializado en servicios sociales

¿Qué es Coaching?

Coaching es un proceso de acompañamiento a través de preguntas y respuestas, para alcanzar unos objetivos fijados previamente, facilitando la visión de otras perspectivas de la situación, impulsando al enfrentamiento de la realidad, desarrollando los propios recursos y soluciones hacia las metas, se lleva a cabo en un entorno de respeto y confidencialidad.

Qué no es Coaching?

Psicología, Consultoría, Consejero, Tutoría, Mentoring.

¿Qué hace el Coach?

Como coach acompaño en el proceso, co-ayudando a la autoescucha, a ser consciente de la realidad mediante el mapa personal de vida y de los límites o creencias limitantes, abriendo un abanico de diferentes perspectivas que permiten elegir el cambio hacia otras formas de pensamiento, emoción, y acción, desde la consciencia y responsabilidad.

¿Qué consigue el coachee-cliente?

  • Darse cuenta que su realidad es subjetiva, es solo una parte de la realidad.
  • Ver otras perspectivas de su realidad.
  • Identificar los obstáculos.
  • Clarificar deseos, objetivos, metas.
  • Encontrar sus propios recursos.
  • Elaborar un plan de acción marcando los tiempos.
  • Descubrir el potencial interno.
  • Fortalecer la Autoestima-Inteligencia Emocional.
  • Adquirir nuevas habilidades.
  • ¿Para quién es el Coaching?

    Crecimiento personal: Para quienes quieren obtener logros positivos en su vida, pasar del donde estoy al donde quiero estar…

    Crecimiento profesional: Para Directivos que quieren pasar de una situación “A” a una situación “B”, conseguir objetivos, mejorar habilidades…

  • ¿Cuál es la causa para un Coaching Especializado en Servicios Sociales?

    La vida me mandó un mazazo por partida doble, que me hizo experimentar en carnes propias y ver la otra cara de la moneda de los Servicios Sociales. Hasta la fecha conocía los Servicios Sociales desde el punto de vista laboral, y aunque empatizaba con las familias, lo cierto es que hasta que no te calzas sus propios zapatos y caminas por el mismo sendero, atravesando las mismas dificultades…. hasta entonces no eres el 100% empático con las situaciones de los familiares. La vida quiso para bien o para mal, según el ángulo desde donde se mire, que mi Madre pasara por un cáncer de pecho. Agarrándome a la ley, solicité 3 meses de suspensión de salario y empleo, para ejercer de cuidadora familiar. Durante los 3 primeros meses, Madre estuvo cuidada y super protegida para evitar los efectos secundarios de la Radioterapia y la Quimioterapia, aparentemente iba muy bien, los médicos no daban crédito a la buena evolución que estaba llevando, en el último tramo de la enfermedad cuando más en algodones había de estar, la vida nos dá un segundo mazazo, a mi Padre le da un Ictus. Mi madre se viene a bajo, se vuelve rebelde, no quiere seguir tomando la medicación, no quiere dejarse cuidar, enfrentamientos entre las dos…. yo creí morirme, pues ya no era 1 persona a cuidar, sino 2, con lo que esto conlleva, 2 personas adultas con un carácter muy fuerte, y cuando somos mayores las rarezas se nos afianzan, nada fáciles de llevar, dedicación exclusiva a ellos las 24 horas del día, los 365 días del año, no había espacio para mi vida, para mi, para trabajar, para estudiar, para las relaciones sociales, para el ocio (quedar con las amistades, ir al cine, al teatro, al ballet, a la ópera….), las emociones las tenía enfrentadas, yo decidí cuidarles, lo hice libremente, nadie me obligó a ello, ellos lo hicieron por mi cuando era niña, ahora me tocaba hacerlo a mi, y al mismo tiempo sentía que me habían fastidiado la vida. Los Médicos, me dieron autorización para que trabajara con Padre, desde la UCI, en su rehabilitación, pues en el Ictus desde el momento cero es importante el trabajo para la recuperación. Desde las 8:00 h de la mañana hasta las 20:00 horas de la noche, en el hospital, trabajando con Padre, a nivel de estimulación, a nivel muscular, a nivel de fisioterapia, a nivel de enseñarle a caminar, a nivel de logopedia, a nivel de dicción, vocalización, pronunciación, a nivel de memoria, a nivel de recuerdos pasados y presentes, a nivel de AVD, a nivel de ABVD….Una vez le dan el alta en la UCI, le pasan a planta, y el equipo medico me vuelve a dar autorización para trabajar con padre en su rehabilitación, pues los tiempos establecidos en planta para la rehabilitación son tiempos a repartir entre un grupo de enfermos y para un Ictus resulta insuficiente. El mismo horario, desde las 8:00 h de la mañana hasta las 20.00h de la noche trabajando con Padre. Al llegar a casa, quería estar con Madre, 2 horas escasas, para hablar con ella apoyarla emocionalmente y poco más pues no se dejaba atender. A mi me quedaban los tiempos de la noche, el espacio de la ducha, y el de mi habitación, donde antes de dormir, mas de un llanto he derramado, ahogándolo en la almohada, para que no me oyeran. Una vez ubicado Padre en un Centro de Día, esto nos da algo más de respiro, de tiempo, me permite acudir a charlas, a dinámicas de grupo…donde verifico que estos sentimientos enfrentados no son consecuencia de mis pensamientos, veo que es producto de la enfermedad, y de la escasez de tiempo para uno mismo, lo que hace que de alguna manera no me sienta culpable por sentir como estoy sintiendo… esto hace que entre en contacto con otros cuidadores que están en situaciones semejantes, iguales, o peores. A través de las reuniones, charlas y puestas en común, me voy dando cuenta que en los Servicios Sociales hay que cambiar muchas estructuras, que hasta la fecha se había actuado como buenamente se había creído, y de aquí en adelante ya no es el camino, que el tema de apoyo y orientación a familias esta bastante cojo, lo que se hace no es suficiente, y no en todos los centros se hace o se hace de la misma manera. Ahí se me asomó la bombilla a mi cerebro, ¡algo hay que hacer para cambiar esto, para mejorarlo! Consigo tener mi espacio, estructurar mis tiempos, y para aquietar mi mente, decido hacer formación para ampliar mi formación en el campo Directivo, y decido hacer Coaching, donde vivencio cada materia de Coaching que voy aprendiendo, donde me elaboro un programa de Life Coaching y me lo aplico de una forma rigurosa, y esto me ayuda a ver a través del mapa de vida, mi realidad, bien diferente a como la estaba percibiendo, veo otras perspectivas, otros ángulos de visión, otras salidas, otras oportunidades y el auto-trabajo diario, constante, me ayuda a centrar la emoción, a cerrar círculos y abrir otros. Esta formación me ha servido en el plano Profesional y en el Personal, junto a otras formaciones como IE, PNL, Psicoterapia Transpersonal, ¡y es aquí donde se enciende la bombilla! Decido hacer un proyecto de Coaching Especializado, cuyo nicho de mercado es Servicios Sociales, Targerts (público objetivo) a los que me dirijo: Cuidadores No Profesionales de Familiares & Cuidadores Profesionales, del ámbito de la Discapacidad y / o Tercera Edad, y Voluntarios. Llevar el Cuidado del Cuidador desde un enfoque Alternativo, Holístico (cuerpo, emoción, mente, alma, energía) Cuidarse con Amor Para Poder Cuidar Con Amor.

  • ¿Quién puede trabajar Coaching?

    Aquella persona que ha recibido formación de coaching, que ha vivenciado un proceso de coaching y que su formación es respaldada por una universidad, Business School, y una Asociación de Coaching Nacional y/o Internacional. Un coach no es psicólogo, un psicólogo puede además ser coach, y un coach puede a demás ser psicólogo. Lo ideal es que psicólogo y coach trabajen conjuntamente en beneficio del coachee (cliente).

  • ¿Para qué sirve el Coaching?

    Sirve para ir de una situación A a una situación B, darle un giro a nuestra vida, conseguir unos objetivos marcados, hacer realidad un sueño, mejorar las habilidades, sacar el potencial que se lleva dentro para el crecimiento personal y profesional.